miércoles, 8 de marzo de 2017

EL ENIGMA DE LA CASA DEL RELOJ Y LA CRUZ.


Surgía hace unos meses a través de las redes sociales, un pequeño enigma sobre una edificación cercana al Hospital de Mujeres, que actualmente no existía,  pero que se observaba en una foto tomada suponemos el siglo pasado desde la Torre de Tavira y todos se preguntaban de qué edificación se trataba. Se publicaba en la página de Amigos del Archivo Municipal de Cádiz el 15 de septiembre de 2016 y fue objeto de debate por todos los seguidores de esta página.


El historiador José Antonio Fernández Domínguez fue el primero en sacarnos de duda, se trataba de la antigua Casa Matriz de Expósitos. Para ello se basaba en la ubicación de la misma por el callejero gaditano de Serafín Pro y Ruiz publicado en 1933, donde habla de la misma en la calle de los Blancos actual Rosario Cepeda.

Al no haber salido de este ámbito de grupo cerrado me he decidido por escribir algo sobre la misma. Así aportaba Fernández que la casa estaba en esta calle desde 1670 y se estableció bajo la advocación de María Magdalena, teniendo entre las dos puertas de entrada un medallón conmemorativo de la Santa. 

Recientemente gracias a la relectura de la obra de José Nicolás Enrile podemos dar una visión más cercana de la antigua Casa de Expósitos. Así nos dice el mismo que la antigua casa de Cuna contaba con gran incomodidad, y el regidor Bartolomé de Orta dio un terreno junto al huerto que hoy es el hospital de Mujeres para hacer la nueva Casa de Expósitos en 1670, en la calle del Maestro de Armas (luego de los Blancos y luego Rosario Cepeda), siendo construida principalmente con limosnas de los vecinos. Estuvo a cargo de las hermanas de San Vicente de Paúl y gozaba de gran aseo.  Aquí se recibían no sólo los expósitos de Cádiz, sino de toda la diócesis, e incluso del obispado de Jérez. 

`

Por último, se nos habla de una pequeña Iglesia en su interior, donde durante mucho tiempo estuvo una de las mejores tallas que había en la ciudad, la imagen de Santa María Magdalena en los brazos de un ángel, obra de Luisa la Roldana. 

Con la expansión de la ciudad se creó la nueva Casa Cuna en extramuros supliendo a la antigua de Rosario Cepeda. Sabemos que la nueva sufrió la explosión de 1947.  En esta explosión también se perdió la talla de la Roldana, de la que no se encontró nada, algo raro.


Licencia de Creative Commons

5 comentarios:

  1. Se puede saber que fué lo que ocurrió con esa talla, y si en la actualidad existe, ¿donde se encuentra?

    ResponderEliminar
  2. Como se dice en el post, la talla desapareció en la explosión, sin dejar ningún rastro.

    ResponderEliminar
  3. La foto no puede ser del siglo pasado (siglo XX), debe ser anterior a 1898, pues se ve el faro que se derribó ese año, por orden del duque de Nájera, que creía que podía ser objetivo militar de los americanos en la guerra colonial.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Alberto, anterior a 1898.

    ResponderEliminar
  5. La Casa Cuna de Rosario Cepeda, se derribó aproximadamente en 1958 y hasta esa fecha había allí algunos niños. Yo vivía enfrente el cubículo situado en la azotea de enfrente era el lavadero de los vecinos de la finca donde yo vivía y jugaba. Se quedaría la imagen en esta finca hasta su derribo y fue escamoteada por algún desaprensivo?

    ResponderEliminar